Blog

Se venden apartamentos a buen precio. Necesitan una reforma.

Se trata de ir leyendo y encontrar cual de los 3 tipos de viviendas que había en LA ANTIGUA Roma, sería el equivalente a la nuestra de hoy en día y a medida que lo vayas haciendo irás comprobando que casi toda España desciende de los Romanos, lee y verás. VAS A FLIPAR.

Vamos a subirnos a la máquina del tiempo y viajaremos al pasado para ver como eran las viviendas de la época, y si encontramos algo a precio de mercado haremos una oferta.

En la Roma de aquellos tiempos había 3 tipos de vivienda.

1º) LAS DOMUS. El chalet. Una parte de la población vivían en esta tipología de casas. No todas eran de una misma altura, sino que tenemos constancia que podrían haber llegado a más alturas. Aunque normalmente constaban de un solo piso. Dependiendo del nivel adquisitivo del propietario, las dimensiones de la domus variaban considerablemente.

este tipo de vivienda no coincide con la mía en la actualiad. seguiré buscando….

2º) LAS INSULAE. Nuestros Pisos de hoy en día.Éstas eran las casas -de alquiler o en propiedad- en las que vivían los ciudadanos romanos de más baja clase social. Por ello, sus materiales de construcción eran los más pobres y en muchas ocasiones no se han llegado a conservar en el tiempo.

Estos PISOS (INSULAE) nacieron por la fuerte presión demográfica sobre las ciudades romanas, especialmente en Roma. Las insulae eran bloques de 3,4,5 pisos, aunque con el tiempo fueron creciendo en altura y cada piso se fue dividiendo en departamentos cada vez más reducidos y sin patios internos.

AL FIN HE ENCONTRADO EL TIPO DE VIVIENDA QUE COINCIDE PLENAMENTE CON LA QUE HOY ES MI RESIDENCIA HABITUAL, además es que no tengo otra. Perfecto, si hubiera vivido en aquella época lo habría hecho en una INSULAE, el piso de toda la vida, ¡Vamos!

ATENCION: No existía ningún tipo de suministro de agua ni infraestructura de saneamiento, por lo que había que recurrir a las fuentes públicas y A DESHACERSE DE LOS DESPERDICIOS Y EXCREMENTOS A TRAVÉS DE LAS VENTANAS, generando no pocos problemas de higiene y salubridad en las inmediaciones. ¡No me lo puedo creer!

Te imaginas como serían los paseos con tu pareja por las calles de la época. ¿Quién era el valiente que iba por el lado exterior de la acera? ¡Yo me pido los soportales!

La escena podría ser la siguiente. Tú con tu pareja os disponéis a salir a dar una vuelta por el barrio y una vez en la acera le dices: – ¿Cariño, que quieres ventanilla o pasillo? – ¡Vaya! qué mala suerte, te tocó pasillo. Estoy seguro que no habría las típicas terracitas para tomar algo.      

La decoración interior era más bien austera (algo de color en las paredes), al igual que el mobiliario y la vajilla. Al contrario que las domus, eran un entorno poco confortable, oscuro y constreñido.

Hoy por desgracia todavía se ven muchas viviendas “austeras”, y así es más difícil VENDER.

Estos factores hicieron que los romanos de condición humilde pasaran gran parte del día en la calle y los dirigentes se vieran “obligados” a financiar proyectos de obra pública para ganar su favor político y evitar desordenes. De qué me suena esto…..

Estos pisos romanos, se construían en un inicio, de madera y adobe pero con el tiempo empezaron a usarse ladrillo cocido y cemento. Los materiales eran de mala calidad por lo que eran frecuentes los colapsos de los edificios y los incendios  se propagaban con rapidez. En muchas viviendas usaban braseros para calentarse.

Recuerdo las partidas de cartas en casa de los abuelos alrededor de la mesa camilla y en el interior se colocaba el brasero de carbón. Más de una vez llegué a casa con el pantalón quemado.

3º) LAS VILLAE. Esta tipología eran las casas de campo en zonas rústicas (villae rusticae), dedicadas a granero, bodega o granja de animales. Lo que sería un cortijo en nuestro vocabulario actual. Luego ya estarían las denominadas VILLAE URBANAE, que eran las que estaban dedicadas al disfrute del propietario y de su familia. Éstas últimas serían equivalentes a nuestras actuales denominadas «segunda residencia».

Los graves problemas de LAS INSULAE (los pisos), motivaron que las autoridades legislaran continuamente al respecto. JULIO CÉSAR ordenó que la altura máxima no podía superar los ocho pisos, unos diecinueve metros, aunque esto cambiaría con Augusto. Tras el gran incendio de Roma, el emperador Nerón dicto normas muy estrictas para su construcción, que prohibían las paredes en común y limitaba la altura máxima a 5 plantas. Ya tenían problemas con el plan urbanístico.

Además, decretó que todos los edificios se construyeran principalmente en piedra y que sobresaliesen en la parte delantera. Augusto y Trajano fijaron la altura máxima en seis o siete pisos, PERO EN LA REALIDAD TALES MEDIDAS NO FUERON RESPETADAS; PARA SUPERAR LAS INSPECCIONES SE CONSTRUÍA LA FACHADA SEGÚN LA ALTURA PERMITIDA Y LUEGO SE ELEVABAN LOS PISOS TRASEROS.

…… Por si hay alguien que aún no tiene claro de si descendemos del mono o de los Romanos; No hay ningún tipo de duda de LOS ROMANOS, sí, sí, de los Romanos. Si la cosa…….. ya viene de atrás.  

ROMA. Un gran negocio inmobiliario

La presión especulativa en Roma era muy grande. Los dueños de los terrenos ganaban una fortuna con su venta.

El empresario constructor buscaba sacar el máximo beneficio haciendo una inversión mínima, lo que repercutía en la calidad de los materiales de construcción y en la necesidad de levantar temerariamente muchos pisos. Por su parte, los caseros buscaban aumentar los alquileres subdividiendo casi infinitamente los espacios para sacar más departamentos.

¿TE SUENA LA FRASE? “HA SIDO UN CRASO ERROR”

 Famosa fue la fortuna que consiguió Craso comprando viejos inmuebles, casi ruinosos, a precio de saldo, en los que casi no invertía en su reforma, para ponerlos en alquiler inmediatamente. Craso era un hombre muy influyente en la época y sobre todo extremadamente rico. Llegó a ser la persona más rica de sus años. Desgraciadamente hoy en día, todavía podemos ver muchos pisos que perecen pertenecer a Craso, debido a su mal estado de conservación. Si queremos obtener un mayor ingreso por alquiler o por la venta hay que actualizar y cuidar las viviendas, no hay otra.

Eso sí, manejaba su dinero en intereses personales, dándoselo a políticos poderosos cuando estos no tenían, agasajaba con regalos a muchos jueces… Incluso se dice que Cayo Julio César recibía ayuda de Craso. ¿Sabrías decirme el nombre del algún descendiente de Craso que resida en España y que hayas visto últimamente en las noticias o en televisión?

Ya lo ves, España no ha cambiado tanto como creemos y la historia SIEMPRE SE REPITE. Estoy seguro que en unos años volveremos a ver otra gran crisis, no tengo la menor duda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *